Una mansión de Nueva York declarada legalmente como “embrujada”, está a la venta